Ya empezaron las ejecuciones

En muy poco tiempo el hampa que ya se encontraba incubando su presencia en Chiapas ha aumentado su accionar del terror a límites insospechados, de las incursiones y tráfico hormiga a los grandes cargamentos de droga y de los incidentes con armas de fuego o enfrentamientos a las ejecuciones de mandos policiacos, en muy poco tiempo ha pasado Chiapas a ser, de un estado modelo en seguridad al nuevo “El Dorado” del narcotráfico.

No podía taparse el sol con un dedo, el mito de que la violencia de los cárteles va para el norte y es del norte exclusivamente volvió a correrse. Ahora más que nunca en su lucha contra el Estado mexicano, las bandas del narcotráfico han enseñado sus dientes y demostrado al gobierno federal que la zona de guerra es todo el país, por eso es una falacia pensar que la operación de estas mafias internacionales no hayan tenido ya en el pasado presencia en la frontera con Guatemala, sin lugar a dudas los tentáculos del narco se encontraban activos pero sin mostrar la cara, esto hasta hace unos meses en los que que seguramente sus planes cambiaron.

Es así como en un pequeño lapso de tiempo el fenómeno del terror del narco ha elevado sus picos hasta lo más intenso, lo último es que se repitieran en Chiapas las ejecuciones a mandos policiacos, esto ya sucedió, lo que tanto temían las autoridades, el infierno ya está en casa. Lo que sigue seguramente es el horror, los decapitados y los fines de semana violentos.

Como sociedad civil, como ciudadanos que de pronto nos convertimos en la carne de cañón, los que sufriremos los efectos colaterales de esta encarnizada guerra seremos sin duda todos los que estamos en medio, así es preciso tomar precauciones, sin afán de asustar o asustarnos, debemos tener la conciencia de que Chiapas ahora (nuevamente) es territorio de guerra, una guerra distinta a la que vivimos en el pasado, una sin contemplaciones, con violencia de verdad todos los días, una en la que los comunicados no van acompañados de poesía si no de miembros mutilados, cadáveres y muerte.

Nos queda poner atención y desear que nuestras autoridades tengan el buen juicio y estén realmente preparados para participar en esta guerra por librarnos y protegernos del terror, lamentablemente no tenemos elementos para pensar que esto sea así, debemos de confiar nuestro pellejo en una policía distinta a la de nuestros vecinos estados del norte, acostumbrada a tratar con indígenas armados con palos y machetes, acostumbrada sin duda a limitaciones, mala paga y corrupción. ¿Podrán nuestras policías resistir las tentaciones que el narco traerá con su guerra?

No podemos olvidarnos de que una de las armas más efectivas de la mafia es la de corromper a las autoridades con todo ese dinero producto del tráfico de drogas, no estamos hablando de algo nuevo en México, el narco ha logrado ensuciar con su lodo hasta las más altas esferas de la política e incluso al ejército, y va de nuevo la pregunta. ¿Tenemos en Chiapas a policías y autoridades verdaderamente preparadas para resistir esta guerra?

Ojalá y las respuestas fueran positivas, pero de paso empezamos mal, este fin de semana se localizó en las inmediaciones de Tuxtla Gutiérrez al cadáver de un mando policiaco llamado José Luis Altuzar que fue ejecutado al más puro estilo del narco, junto a él una nota en la que se puede leer la siguiente advertencia: “Se van a morir por ratas, el general Escalera y Archila, se robaron mi coca: Atentamente Celestino

Al parecer la nota alude a las más de dos toneladas de cocaína incautada hace 15 días en una casa de Seguridad en la colonia Patria Nueva de Tuxtla Gutiérrez, la misma que la semana pasada se resolviera por análisis químicos que en realidad no era coca si no lactosa, esto nos pone a pensar en que no caben errores ni de apreciación ni de información en cuanto a lo que narcotráfico se refiere, ¿Era coca o lactosa? ¿Reaccionaría el narco como lo ha hecho para reclamar dos toneladas de lactosa?

Por cierto, los sindicados en el mensaje, el director de la Policía Ministerial, general Marco Esteban Juárez Escalera y el director de la Policía Estatal Preventiva, Óscar López Archila, antes de correr a esconderse para salvar sus vidas ahora mismo deberían explicar ¿Por que? y ¿De qué? los acusa el narco.

Así las cosas, no basta con la lluvia de agua, se avecinan más tormentas para Chiapas.

Fuente: El Universal

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s