La irresponsabilidad de los medios de comunicación.

Conocí a Virgilio Caballero (maestro normalista de profesión), hace ya algunos años cuando recién llegado el gobierno de Pablo Salazar Mendguchía nos llamó para formar un proyecto incluyente en los que algunos periodistas jóvenes de entonces aportaríamos ideas para la política de medios de comunicación de cara al “nuevo gobierno”. Caballero que ya tenía en su trayectoria ser el fundador de varios Sistemas de Radio y Televisión además de ser uno de los promotores más férreos de los medios públicos ciudadanizados fue el encargado y organizador del proyecto que luego se llamaría Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión (SChRyTv), desafortunadamente su propuesta no estuvo acorde con los intereses del gobierno pablista que vio en la ciudadanización del SChRyTv un hueco que seguramente sus múltiples enemigos aprovecharían para golpearlo, a este delirio de persecución del soyalteco debemos que nuestros medios públicos sean hoy lo que son y transmitan contenidos que el gobierno considera “El pueblo merece“.

Hace poco Virgilio Caballero visitó nuestro estado para dar una Ponencia a propósito del día internacional de la Alfabetización, cómo siempre su intervención estuvo genial, hace pocos días un compañero que se dio la tarea de transcribir las casi dos horas de charla me pasó el archivo de la Ponencia, mismo que aquí reproduzco para provecho público.

Los que se pregunten ¿Quién es Virgilio Caballero? Favor de consultarlo en esta liga de la página de CEMEDI.

 

Virgilio Caballero

Ponencia en el Encuentro de Comunicadores Solidarios.

Septiembre de 2008

Muy buenos días, voy a dividir la exposición que haré ante ustedes en tres grandes temas: primero me referiré con algunos datos a la situación que guarda la educación en el país, lo que yo llamo abiertamente el desplome del sistema educativo en México, luego me referiré a la televisión como fenómeno que controla la conciencia y la vida de casi toda la gente en el país, es decir, la televisión como una madrasta educadora, pero también quiero referirme positivamente como una propuesta a lo que ha ocurrido con los medios públicos en México, en la tercera parte de mi exposición para presentarlos como conclusión en una propuesta al papel que pueden los medios públicos jugar para resolver el problema educativo en México, todo esto tiene que ver con la comunicación; sé que estoy ante estudiantes de la comunicación y por eso, empiezo por señalar que la comunicación es la otra cara de la educación, no puede concebirse la tarea comunicadora sin el papel y la función que lleva implícita de ser una tarea educadora, de la misma manera como no puede concebirse la tarea educadora con la función comunicadora que lleva implícita. Dicho con otras palabras todo comunicador es un educador aunque no lo sepa o aunque no lo haya pensado nunca, y todo maestro, todo educador es un comunicador aunque no lo sepa o aunque no lo haya pensado nunca, lamentablemente, en las tiras de materias, en las currículas de las universidades donde se forman los comunicadores y los educadores no se toman en cuenta ni una cosa ni la otra, no se tiene en cuenta que el comunicador es un educador y que el educador es un comunicador, y en el caso de las carreras universitarias que forman comunicadores no se incluye nunca a las ciencias de la educación como una materia que los comunicadores debiéramos conocer y ser formados en ella, para nadie es un secreto hoy en día que en México, uno de los problemas que arrastra el país en cada región es el fracaso del sistema educativo nacional yo le llamo el desplome del sistema educativo en México, ocupamos los últimos lugares en la clasificación que los organismos internacionales que se ocupan de este tema nos otorgan cada año respecto a asuntos fundamentales que tienen que ver con educación: la capacidad de comprensión de lectura, el conocimiento de las matemáticas, la calidad de la educación, organismos como la UNESCO, la unión eurooea, etc, nos colocan en los últimos lugares respecto al aprovechamiento, la calidad de la educación, y las cualidades que deben tener los estudiantes en México, son cifras que avergûenzan, de cada tres mexicanos, uno no ha hecho la secundaria o si entró no la terminó, en números absolutos esto quiere decir que 34 millones de mexicanos no tiene secundaria y se encuentran además en la edad más productiva de la juventud, entre los 14 y los 21 años de edad, apenas antier la directora del INEA, dijo en una declaración pública que los mexicanos adultos que no han terminado la secundaria son 17 millones y medio, miente, miente la directora del INEA, son 34 millones de acuerdo con datos del INEGI.


A una cifra como esta los técnicos de la enseñanza le llaman de una manera muy elegante: el rezago educativo, que es todo esto que la educación no ha podido atender ¿porque abandonan las personas la escuela?¿porque tenemos 34 millones de mexicanos que no han hecho la secundaria y que representa esto para un país necesitado de la educación para poder disminuir las desigualdades y darle a la gente la posibilidad de desplegar sus potencialidades y participar en el desarrollo del país?

Un dato más, este año se quedaron sin poder entrar a las universidades 300 mil jóvenes que hicieron exámenes de admisión y no fueron admitidos. No solamente no fueron admitidos por las universidades sino que un sistema que deja mucho que desear respecto a la seguridad de su comportamiento que es el CENEVAL los tildó de ser rechazados. Pero esos son los 300 mil de este año, el sistema educativo nacional excluye de la posibilidad de incorporar a las universidades cada año a 300 mil jóvenes. ¿Donde estan los 300 mil del año pasado? ¿Que están haciendo hoy? En un país sin empleo y sin oportunidad de seguir estudiando. ¿Que representa para una persona que quiere seguir estudiando, la imposibilidad de continuar haciéndolo? ¿Que representa para esas personas llevar el estigma, el cartelón de rechazado, en sus familias, en sus barrios, en sus casas, en su pueblo, entre la gente querida? ¿Que es ser rechazado en este país? ¿Quien rechaza? Aparentemente el sistema educativo. Yo me he preguntado en estos mismos dias, leyendo estas cifras y leyendo sobre el tema, si a estos muchachos a quien el sistema educativo rechaza, en realidad, ¿no es el país el que los está rechazando? Son los excluidos de la nación. Preguntémonos por favor solo por un elemental ejercicio de solidaridad aunque sea en este espacio y en esta circunstancia, ¿que va a ser de ellos pasado mañana? No hay trabajo, no hay empleo, en este país la economía no crece desde hace 27 años, por eso no hay empleo. Pero tampoco hay escuela, en el último año y medio, se fueron a los estados unidos 1 millón 300 mil mexicanos a pesar de que mueren diariamente dos mexicanos al intentar pasar, osea mas de 700 personas al año mueren al intentar pasar a trabajar, no a robar ni a atentar contra las instituciones norteamericanas, van a trabajar. Y según una cifra de la cámara de diputados, el 52 % de esas 1300 personas en el último año y medio, es decir ya con Felipe Calderón gobernando, el 52% eran muchachos de entre 15 y 29 años de edad y ellos habían cursado la educación media básica, la educación media superior y habían intentado estudiar la universidad, es decir más de la mitad de los que se fueron solo en el último año y medio son gentes preparadas por lo menos básicamente preparadas.

Por eso cuando pregunto ¿que va a ser de los 300 mil de este año?, en el mejor de los casos voltearán a ver a los Estados Unidos y procurarán irse, en el mejor de los casos, en el peor se dedicarán ¿saben ustedes a que? Ustedes tienen amigos, conocidos que quizá llevan ese estigma. En la antigüedad, estigma se le llamaba a un cartelón que le ponían a los judíos mexicanos que profesaban las creencias judías y los obligaban a colgarse en el pecho un cartón amarillo que los señalaba como judíos como gente despreciable y vil, como gente digna de ser quemada en la hoguera y la iglesia católica quemó mucha gente en la hoguera; a los rechazados de las escuelas superiores les cuelgan una especie de cartelón amarillo porque quedan ya señalados como rechazados para toda su vida. No se da el lujo el CENEVAL de explicar porque fueron rechazados, no hay ninguna explicación, seguramente por burros, ¿no? Porque no sabían, porque no pasaron la prueba, porque no se prepararon, porque son gente irresponsable, son los burros del país y se van a los Estados Unidos en el mejor de los casos y doy una última cifra a este respecto, la SEDENA dijo hace 2 semanas o 2 semanas y media que el narcotráfico tiene a 500 mil personas que participan organizadamente en las tareas propias. Medio millón de personas, si ustedes leen con un poco de sentido crítico esta abundancia miserable de notas rojas que cubren la información en todos los periódicos del país, la información del crimen organizado y ven las edades de los muertos y de los aprendidos, se van para atrás, son muchachos de 22 años, de 25 y de 30. Me pregunto con todo derecho ¿No estarán entre ellos muchos de los 300 mil rechazados del año pasado? En los últimos dos días de esta semana, el secretario de seguridad pública federal, ha insistido en dos declaraciones distintas, en dos días diferentes en una frase que no explica, dice: “No podemos con la delincuencia organizada porque el narcotráfico tiene una base social“ ¿A que se refiere con la base social de la delincuencia organizada? El no lo explica pero muchos lo sabemos, sabemos que hay pueblos enteros en México, comunidades enteras, poblaciones enteras que participan en el cultivo, la venta, el trasiego de drogas. Preguntenle a Sinaloa o a Michoacán o a Tabasco o a regiones enteras de Chiapas. ¿Es esa la base social? Si, es esa. Pero la Jornada, que es uno de los pocos periódicos que verdaderamente informa en México, se preguntaba en una sección que tiene en su contraportada todos los días ¿A que base social se referirá el secretario de seguridad pública? -decía- ¿A la de aquellos que están sin empleo porque esta economía no crece? ¿O a los que están allá arriba, vestidos de cuello blanco que son los que se benefician realmente de las inmensas del narcotráfico? Tiene entonces, dos bases sociales: la de arriba, la de los empresarios, los inversionistas de la bolsa, los colocados en los puestos de gobierno en todos los niveles, que se benefician de las ganancias del narcotráfico de mil manera y los de abajo, la base social de esos que se quedan sin escuela porque es una escuela excluyente y que forman poblaciones enteras a las cuales la única posible salida medio humana es irse a trabajar de jardineros a los Estados Unidos. Esto pasa en nuestro país de un tiempo para acá. Estudiar es un verdadero privilegio y un privilegio que se termina cuando uno acaba la carrera. Porque cuando eso sucede empieza el via crucis: ¿en donde voy a trabajar? ¿de que? ¿con quien? ¿en que empresa? ¿Que voy a hacer? Al lado de esto, hay soluciones.

Paralelamente con esta tremenda descomposición que implica para el país el desplome de su sistema educativo, ocurre un fenómeno que no es casual: la televisión mercantil. La que realmente ejerce el poder en este país, le llame hace un rato la madrastra educadora en México, lleva 3 generaciones educando a los mexicanos. Educando no quiere decir que les enseñe a leer y escribir o que les de clases de matemáticas o de geografía, no, los que hacen la televisión de Televisa y Azteca ni siquiera saben leer ni escribir, respecto a lo que realmente es saber leer y escribir, que es comprender el mundo, la vida, y asociar la vida propia a la vida de los demás productivamente. No me refiero a eso, empecé diciendo en esta exposición que el comunicador es un educador lo quiera o no lo quiera, y que el educador es un comunicador lo sepa o no lo sepa y que es una desgracia que los comunicadores no se den cuenta de que con su tarea de varias maneras influyen sobre los pensamientos, las ideas y sobre todo sobre los valores humanos que determinan la conducta de las personas.

Hace ya 3 generaciones decía yo, que la televisión estableció sobre la población mexicana una terrible influencia de carácter mental, espiritual y educativo es muy fácil comprobarlo, la inmensa mayoría de las personas rigen su comportamiento por lo que la televisión le ordena, claro, la televisión no se ve que ordene, tiene sus maneras de meterse en la conciencia, y no lo hace solamente por la publicidad, lo hace a través de la divulgación de circunstancias humanas que tienen que ver con una manera elemental y burda de concebir el mundo, la vida y las relaciones humanas. A partir de desvalores como el amor al dinero, como la apuesta del triunfo personal e individual por encima de cualquier otra circunstancia. Como la relación humana basada en el interés material como la búsqueda de los intereses y valores materiales de las cosas como el objetivo de vida, como el cinismo, la vulgaridad, la falta de inteligencia para plantearse las relaciones de las personas, y todo eso lo hace en todos sus programas, en los programas cómicos, en las telenovelas, en la manera estúpida como se narran los encuentros dizque deportivos.

Hay millones de personas metidas e imbuidas en una manera de mirar el mundo a partir de las circunstancias más superficiales y banales que impiden ver en que consiste realmente el vivir y cual es nuestro entorno y que necesita nuestra región, nuestro estado, el país. Porque como parte de esta tarea deseducadora que Televisa ha llevado muy bien a cabo, hace una tarea que es todavía más grave: esconde la realidad de México. Por ejemplo, en Nayarit ¿creen que sepan algo de Chiapas, o saben ustedes chiapanecos algo de Nayarit? No, ni sabemos nada de los de Jalisco, ni de Baja California ni de Tampico, nadie sabe nada de lo que somos ni como vivimos ni donde estamos, ni que queremos, es una televisión que se ha hecho a espaldas de la gente, a espaldas del país y contra el país, ¿a que se debe esto de que la televisión actúe así? A un hecho que solamente se da en México: a la concentración en unas cuantas manos de las señales de Tv, dos empresas, Televisa y Azteca controlan el 94% de todas las señales de televisión en México. Y doce familias controlan el 86% de todas las señales de radio en la Republica Mexicana. Es decir 14 personas son dueñas de los medios que hacen que la gente piense de tal o cual manera, dicho en otras palabras, 14 personas deciden que pensamos, que comemos, como nos comportamos, como nos relacionamos con los demás y también avalan nuestra ignorancia sobre nuestro país, enriquecen nuestra ignorancia.

En ningún país del mundo, se los puedo asegurar, se da un fenómenos de concentración del control de las señales de radio y televisión como en México. No es casual entonces, que mientras se desplomaba el sistema educativo, creciera la influencia de la televisión. No es casual que la televisión tenga mucha más influencia que la escuela sobre lo que los niños piensan y quieren, sobre lo que los jovenes buscan, es la televisión la gran formadora de la conciencia colectiva o de la inconciencia humana.

Haré un planteamiento casi técnico: La educación aquí y en China en cualquier época, es decir en todos los paises en cualquier momento, la educación escolarizada lo que busca en las aulas es formar cierto tipo de personas, un tipo de persona que le sirva al orden social establecido, es decir que este en consonancia con lo que ese orden social necesita. Formar seres humanos que la sociedad necesita. En la economía, en el desarrollo personal, etc. ¿Saben quien realiza esta tarea maravillosamente en México? Televisa ha formado a los seres humanos que necesita el sistema económico y social del país para funcionar de manera que el desplome educativo con la influencia de la televisión como madrastra educadora de la sociedad mexicana, van de la mano, un fenómeno explica al otro. Pero hay solución

En México hay medios públicos, que aunque funcionan mal, que funcionan como propagandistas de quienes los subsidian, que presentan basura, que lo que hacen es salir a cantarle loas al gobernador y al politico en turno y etc. Pero no todos han funcionado así siempre, he tenido la oportunidad y el honor de fundar 3 sistemas de radio y televisión en la republica, el de Sonora, el de Quintana Roo, el de Oaxcaca y luego el canal del Congreso y el canal 40. Y sé que los medios públicos pueden ser manejados en favor de la sociedad e incluso para resolver el problema educativo. El problema educativo del país, para que no se vayan ni al narcotráfico ni a los EU, puede resolverse sencillamente con la televisión.

¿Que se necesita para ello? Tener un canal de televisión que pertenezca al Estado, establecimos en Tabasco y Oaxaca un modelo educativo que se llamaba la escuela en la casa que consiste en que a través del canal local a la gente que abandonó la secundaria se le invita mediante una buena campaña informadora, a que se inscriba como cuando va uno a la escuela, luego a que tome una clase en la mañana de una hora con materiales realizados en el Instituto Latinoamericano de Comunicación Educativa, luego que el sábado por la mañana, los inscritos acudan a bibliotecas o secundarias o casas de cultura a recibir una orientación presencial de un educador que lo que hace es verificar como está recibiendo ese estudiante la educación. Sirve para dos cosas; para socializar la experiencia y para evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje. El paso siguiente sería la evaluación y lo más importante de todo, se certifica oficialmente con un documento. En nuestra experiencia se puede hacer la secundaria completa en 9 meses, ¿que se necesita? Nada, porque la televisión ya se tiene. Lo que se necesita es la voluntad política de los gobiernos para emprender una tarea de este tipo. Esto que se hace con la secundaria puede hacerse también con los grados elementales: con la primaria y la alfabetización. Y en un sistema así, puede avanzarse a diplomados, capacitación para el trabajo y aún carreras universitarias, no es un invento nuestro, esto fue lo que hicieron en los paises del suresteasiático en los últimos años, hablo de Corea del Sur, de Tailandia, de Taiwan, de Singapur que hoy tienen un inmenso grado de desarrollo público y son competidores en el comercio internacional. Japón mismo estaba tan atrasado como nosotros, decidieron escolarizar a la población, cambiar los objetivos, darlos, promover que las personas tengan planes de vida y contribuir al desarrollo del país.

Si usaramos la televisión para escolarizar a las personas podríamos resolver el profundo problema educativo del país en unos cuantos años, porque no se necesitan más que un grupo de capacitadores que revise el trabajo semanalmente para poder llevar a cabo un proyecto que cuesta poquísimo dinero. Claro que estudiar en la caso tiene implicaciones, está uno solo, pero por las experiencias que hemos tenido, estudiar en la casa se convierte en un magnífico ejemplo de orden moral, mental y psicologico para toda la familia. De pronto la familia rodea al que está estudiando, a veces lo alienta o lo desalienta.

Este modelo de educación es el ejemplo más acabado de hasta donde la comunicación y la educación forman parte de un mismo fenómeno y de como los comunicadores podemos contribuir a resolver un problema profundo y decisivo: el desplome del sistema educativo.

Pero no quiero dejar de hacer esta consideración el comunicador educa no solo cuando prepara y participa en un programa como el de La escuela en la casa, el comunicador está educando todo el tiempo, todo lo que hace tiene repercusión masiva a mediano y largo plazo, sirve para orientar valores, para cambiar la vida de las personas, el educador participa de estos valores del comunicador, quiere cambiar la vida de las personas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s