La palabra “N”

Por Raúl Ríos Trujillo

Existen palabras que además de referir simples ideas o vocablos con un significado concreto traen una especie de “alma” o “aura” que los persigue para bien o para mal, palabras como “comunismo”, “revolución” o “guerrilla” eran poco usadas en nuestro pasado mediato, se evitaban por representar un miedo atávico y estaba prohibido mencionarlas, escribirlas o sugerirlas siquiera.

En la Cuba postrevolucionaria de los años sesenta y setentas —castigada por el bloqueo— se dejó de usar por convencionalismo la palabra “crisis”, a cambio los líderes socialistas hablaban de “periodos especiales”.

En México a fuerza de vivir incontables crisis, la palabra dejó de significarnos miedo, los medios de comunicación se han encargado de aplanar esta idea en la psicología del mexicano, por eso no nos resulta raro que en las campañas “anticrisis” de las principales televisoras se nos venda la idea esa que “de peores hemos salido”, no le tememos, somos campeones en sobrevivir a las crisis.

Sin embargo esta crisis es distinta, significa algo más profundo y todos lo sabemos en el fondo, en Estados Unidos por ejemplo, el miedo se centra en que la crisis obligue a los gobiernos hacerse cargo de instrumentos que normalmente están en manos de la iniciativa privada, el caso concreto es que se asuma una acción de nacionalizar los aparatos símbolos del capitalismo, uno de estos: La banca.

Nacionalizar la banca remite a nuestros vecinos gringos referentes de intervencionismo en regímenes totalitarios como comunismo, fascismo y aún el populismo, no obstante la emergencia por la actual crisis ha obligado a los expertos usar la “palabra prohibida” y esto ha ocasionado que en las semanas recientes las bolsas del mundo se hayan venido abajo. Ha llegado tanto el miedo a la sola mención de la palabra “nacionalizar” que los comentaristas se refieren a la idea nombrándola como: “La palabra N”.

En México la nacionalización de la banca privada propuesta por José López Portillo en 1982, se vino al traste cuando varios años después Carlos Salinas de Gortari resolvió intervenir la banca con la implementación de medidas como el Fobaproa y el IPAB castigando a algunos de los famosos criminales de cuello blanco y librando a otros de sus millonarias deudas.

El caso es que luego de aquella gran crisis financiera en 1995, con la ayuda de Salinas y de los millones de pesos inyectados desde los dineros públicos, los bancos iniciaron un proceso de limpia, desnacionalización y posterior privatización que tuvo un pico en el 2001 cuando Citygroup uno de los grupos banqueros más poderosos del globo, compró Banamex, quizá el último de los íconos de la banca nacionalista mexicana, esto significó que para ese año, el 88 por ciento de los capitales bancarios estaban en manos de extranjeros y para el 2009 siendo realistas todos los bancos ya no son mexicanos.

Hasta aquí queríamos llegar, nacionalizar la banca es una idea que en Europa ya casi es una medida obligada, asusta a Estados Unidos y en México la “palabra N” ya empieza a ocupar los temas de la agenda mediática.

Algo si está muy claro, nacionalizar la banca en México no significa lo mismo que en Estados Unidos, la experiencia de nacionalización en el 82 con López Portillo incluso fue una medida que quizá salvo el sexenio, —porque pudo ser peor—. Entonces recuperar la banca para los mexicanos a estas alturas sería únicamente, un mero trámite oficioso con mínimo significado y que poco nos libraría de la crisis, aunque otros populistas como el brasileño Ignacio Lula Da Silva o el amo de Venezuela, Hugo Chávez digan lo contrario.

El impacto de una nacionalización de la banca en los usuarios, (los ciudadanos, los mexicanos, la gente de a pie, usted y yo), será igual o peor. El hecho es que tenemos la banca más cara del mundo y la peor en servicio y desempeño. ¿Cambiaría algo si se nacionalizara? ¿Habría más créditos? ¿Bajarían las tazas de interés? Yo creo que no. Usted ¿Qué opina?

(Columna “Navegaciones” publicada en el Diario La Voz del Sureste)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s