Archivo de la categoría: Televisa

Rescatar nuestras instituciones de la cultura de la corrupción quizá sea el camino

Los ciudadanos debemos rescatar nuestras instituciones.

Muchos años después de esa gran revuelta popular gestada en los primeros años del siglo XX que en México conocemos como “Revolución” y los grandes cambios que trajo consigo podemos medir las fronteras y asomarnos un poco a las lecciones que nos puede brindar la historia.

El comportamiento de los sectores que entramados en ese tejido ciudadano que hoy representa la sociedad mexicana, es básicamente producto de lo que sucedió muchos años después de la Revolución, la fundación de una casta de mexicanos con cierto poder adquisitivo y ejercicio de poderes fácticos que autonombrados ”revolucionarios” y herederos de aquel gran movimiento reclamaron su lugar en la historia.

En concreto nos referimos a lo que después conoceríamos como el génesis del PRI y una de las etapas más estudiadas como modelo paradigmático de ejercicio del poder en América Latina. Aquel régimen fundamentado en un partido hegemónico y un peculiar estilo de democracia que por casi 70 años gobernó México todavía tiene mucho que decirnos.

La primera gran reflexión que no podemos eludir es que aquella afirmación que el presidente Enrique Peña Nieto sostuviera hace unos meses respecto a que la corrupción es un asunto de orden cultural no puede ser más acertada, Peña Nieto quien no se ha distinguido por sus atinadas respuestas en esta ocasión tiene toda la razón. Seguir leyendo Rescatar nuestras instituciones de la cultura de la corrupción quizá sea el camino

Anuncios

El affaire Beltrones en el twitter

Graciosa huida¿A qué clase de democracia están acostumbrados nuestros políticos mexicanos? Tal parece que a una democracia inerme e hipócrita que no se basa en el ethos emanado del poder popular sino en componendas de las élites partidistas, un tipo de oligarquía ad-hoc que no favorecerá nunca a las masas. ¿Es esto democracia? Una democracia que no responde a intereses populares, fatal contradicción.

El deber mínimo de los que se supone fueron elegidos por el electorado es escuchar y al caso responder sus preguntas, demasiado pedir es decir que cumplan sus demandas, con que den la cara basta para muchos, eso es lo que nuestros políticos no han hecho por décadas, el pueblo vota por ellos y nunca les vuelve a ver más que en los noticieros, claro, eso está a punto de terminar más temprano que tarde.

Hace pocos días un pequeño extracto de usuarios de internet organizados en el movimiento Internetnecesario logró hacer lo que parecía imposible, detener en el senado de la República los impuestos de 3 por ciento al uso de internet, aunque este pequeño triunfo fue sólo eso, (muy pequeño y con sabor a atole con el dedo), el verdadero fruto de la movilización es haber logrado clavar la espina en algunos miembros de la clase política que se sintieron capaces de probar la real democracia y de paso educarse en las nuevas tecnologías de la comunicación.

En los medios nacionales fue grande la cobertura que se hizo sobre el movimiento internetnecesario, incluso algunos lo anunciaron con un triunfo popular, no hubo tal cosa, pero algo que sí hizo, fue atraer los reflectores en el uso de una herramienta actual de comunicación bidireccional a través de la red de redes: El twitter.

Hemos hablado ya de este servicio que funciona como una poderosa red social en la que lo único que hay que hacer es escribir en 140 caracteres la respuesta a la pregunta básica ¿Qué estás haciendo? Pareciera sencillo incluso inútil y hasta ocioso, el caso es que el twitter ahora mismo es la más influyente herramienta comunicacional que se ha desarrollado en los últimos años porque plantea una interlocución que para que sea efectiva deberán participar ambos actores (emisor y receptor) a manera de plática pública, es decir, leer y responder a los seguidores, de paso, todo queda por escrito en el timeline del twitter, incluso luego de borrar y hacer desaparecer la cuenta.

Uno de las figuras políticas tentadas al uso de este servicio fue el priísta presidente del senado, Manlio Fabio Beltrones que abrió su cuenta twitter sólo para que pocas horas después la suspendiera con una explicación poco profesional, eso sí, muy política.

Los pocos updates de SenBeltrones (que así se llamó en el twitter) revelan mucho la idea de democracia que tienen los flamantes políticos del contemporáneo mexicano, por ejemplo en una de sus participaciones escribió que se daba cuenta que las nuevas tecnologías cambiarán la forma de gobernar, en otro texto aseguró que su objetivo en el twitter eran la de “Escuchar propuestas”, no hizo tal cosa  e incongruente con lo que había escrito horas antes luego justificó su salida señalando que las propuestas que había recibido lo habían saturado.

El affaire Beltrones twitter da más enseñanza a la propia clase política que al twittero ciudadano común, la formula es no presumirse muy atentos ni dársela de muy demócratas, pueden sostener grandes soliloquios e incluso subir sus boletines de prensa a la manera antigua e impersonal, con eso tienen para no picarle las costillas al tigre.

¿Los demás qué ganamos? Lo mínimo, pero quizá más aleccionador, sin lugar a dudas dentro de poco veremos a más gente pública participar en foros como este,  a ellos hay que pedirles el máximo de congruencia, es importante estar informados, conocer a quien le damos el poder, la presión ya es demasiada, sea el juego que quieran jugar los que quieren nuestro voto seguramente tendrán que jugar desde nuestro terreno y aquí al menos tenemos oportunidades de hacer escuchar nuestra voz.

De hoy en adelante aquellos políticos envalentonados y muy abiertos que quieran adentrarse en el mundo del twitter ya saben lo que les espera, una ola de preguntas que tendrán que responder, convertirse en “yo el supremo” y no atender a nadie (como seguramente lo hacen cotidianamente), o  protagonizar la graciosa huída de forma no muy valiente como lo hizo Manlio Fabio Beltrones.

PD.- En Chiapas también tenemos anécdotas como la de la diputada panista Ana Elisa López Coéllo que por unas horas jugó al twitter, (Ana Elisa escribió de su intención de “ir a nadar al club” luego de leer la prensa), lo malo es que estos nuestros políticos no aprenden que lo que los ciudadanos esperamos de ellos es que nos compartan algo más que sus banales visiones de clase, respuestas señores, queremos que den la cara y respondan por los actos que hacen en nombre de todos, lo demás déjenlo para sus amigos del facebook.

Más del affaire Beltrones-Twitter :

http://www.vanguardia.com.mx/diario/noticia/politica/nacional/manlio_fabio_beltrones_decide_suspender_su_twitter/427367

http://blogs.eluniversal.com.mx/weblogs_detalle9146.html

La palabra “N”

Por Raúl Ríos Trujillo

Existen palabras que además de referir simples ideas o vocablos con un significado concreto traen una especie de “alma” o “aura” que los persigue para bien o para mal, palabras como “comunismo”, “revolución” o “guerrilla” eran poco usadas en nuestro pasado mediato, se evitaban por representar un miedo atávico y estaba prohibido mencionarlas, escribirlas o sugerirlas siquiera.

En la Cuba postrevolucionaria de los años sesenta y setentas —castigada por el bloqueo— se dejó de usar por convencionalismo la palabra “crisis”, a cambio los líderes socialistas hablaban de “periodos especiales”.

En México a fuerza de vivir incontables crisis, la palabra dejó de significarnos miedo, los medios de comunicación se han encargado de aplanar esta idea en la psicología del mexicano, por eso no nos resulta raro que en las campañas “anticrisis” de las principales televisoras se nos venda la idea esa que “de peores hemos salido”, no le tememos, somos campeones en sobrevivir a las crisis.